Tom Baker regresa a Doctor Who, Shada

TomBaker_Shada1

Hace poco mencionábamos el reestreno del mítico episodio “perdido” Shada, de Douglas Adams.

La cosa es que en 1979 un serie de huelgas en la BBC impidieron filmar muchas escenas de dicho episodio, las que ahora se recrearon usando animación y una nueva grabación de las voces del elenco original. Hasta ahí todo normal, se ha usado la animación muchas veces en Doctor Who para recrear los famosos episodios perdidos. La sorpresa viene es que está vez Tom Baker ha grabado una escena especial totalmente nueva para finalizar dicho episodio y de hecho es tan especial que incluso usaron las cámaras que usaban en 1979.

¡El mejor regalo de navidad para cualquier fan de Doctor Who!

Más info en radiotimes.com.

 

Anuncios

Doctor Who, Shada regresa como animación

Shada es ciertamente uno de esos episodios de Doctor Who que sin duda merece la denominación de “culto”. El guión es por supuesto del mítico Douglas Adams y en éste Tom Baker –el cuarto Doctor– junto a Romana visitan la universidad de Cambridge en 1979 donde encuentran al profesor Chronotis, un enigmático Time Lord retirado. Juntos enfrentaran al villano Skara –brillante y demente al mismo tiempo– que busca robar los secretos del misterioso planeta Shada.

Este otro de esos episodios perdidos, solo que no se trató del re uso de las cintas para ahorrar costos. Sino esta vez se trató de una serie de huelgas que afectaron a la BBC en 1979 e impidieron terminar el episodio. Y como buen episodio de culto tiene numerosas versiones, hay audio libros, una versión en video (VHS) narrada por Tom Baker, una particularmente brillante novela y ahora llega la típica versión en animación.

Shada estará disponible como descarga digital,  DVD y Bluray a partir del 24 de noviembre.

Visto en Doctor On Line.

 

 

Doctor Who, trailer 50 años

Cuando el 50 aniversario de Doctor Who se acerca cada día más, la BBC por fin empieza a mostrar algo. La mala noticia es que no se trata del esperado trailer del episodio aniversario, sino de uno genérico que celebra esos 50 años; la buena noticia es que están presentes los 11 Doctores y luce espectacular.

[Actualización]: Todos detalles del trailer, desde el policía del inicio, K-9, hasta Jelly Babies y bolas cricket aquí.

Doctor Who, Jonh Hurt y el problema de las regeneraciones

DW_smith_tennant_hurt

Con el próximo estreno de Jonh Hurt como un nuevo Doctor resurge el problema de las 12 regeneraciones y dónde encaja Hurt en este problema. Para complicar más las cosas Steven Moffat a dicho recientemente: “El se puede regenerar solo 12 veces. Creo que deberían volver a ver sus DVD y contar correctamente esta vez, hay algo que todos uds. no han visto”.

Entonces, ¿cuántas veces se ha regenerado el Doctor hasta este momento?. Suponiendo que William Hartnell es la primera versión serían 10 veces (Patrick Trougthon, Jonh Pertewee, Tom Baker, Peter Davison, Collin Baker, Sylvester McCoy, Paul McGann, Cristopher Eccleston, David Tennant y Matt Smith). Tratando de interpretar a Moffat se podría contar como regenaración esa regeneración abortada de Tennant en Journey’s End, cuando descarga la energía extra en su mano cercenada. También podría contarse como regeneración al Doctor-humano que surge luego de esa mano.

Por otro lado podría restarse alguna, en The War Games el Doctor es forzado a regenerarse y eso se cuenta o no. También parece claro que el famoso límite de 12 no es algo que tenga que ver con la biología de los Time Lords, a The Master se le ofrece un nuevo ciclo de 12 sin mayores problemas (The Five Doctors), incluso Romana juega con ellas buscando una  nueva apariencia (Destiny of the Daleks). Además en esa época ni siquiera se usaba el término “regeneración” y volviendo al Who actual, River Song salva al 11º Doctor al entregarle todas sus regeneraciones (Let’s Kill Hitler). La verdad es que dicho número al final depende del Showrunner de turno y de las necesidades del guión.

¿Cuántas son entonces, 9, 10, 11… 12?  y eso que aún no contamos a Peter Capaldi. Probablemente ni el propio Moff lo tiene claro y solo está jugando con nosotros, y no olvidar que el tipo miente descaradamente.

Así llegamos a Jonh Hurt, ¿dónde encaja su Doctor en todo este lío?. Algunas teorías señalan que sería el verdadero 1er Doctor y lo que este hizo fue lo que motivó a un regenerado Hertenell a huír de Gallifrey, la verdad lo dudo. Otros dicen que no es otro que el 8º que simplemente ha vivido mucho más tiempo que el resto. Me gusta esa teoría, pero ni la BBC ni Moffat le harían eso a McGann, si lo quisieran más viejo las técnicas de maquillaje de hoy son increíbles.

Finalmente llegamos a la teoría más plausible. Recordando a River Song, había numerosas teorías sobre quién era y al final resultó ser lo mas obvio, a Moffat le gusta jugar con nuestras mentes, pero al final opta por la solución más simple. Por lo que siguiendo este razonamiento Jonh Hurt debería ser una “regeneración perdida” entre el  8º y 9º Doctor, sería el Doctor de la Guerra del Tiempo, el responsable de la destrucción de Gallifrey y Skaro, el genocida. Y ante tales atrocidades habría sido de alguna forma expulsado del “club” de los doctores.

Doctor Who, Shada: Un “reencuentro” con Douglas Adams

DW_ShadaLa historia detrás de Shada -el mítico episodio “perdido”- es bastante  conocida, el guión de Douglas Adams (The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy) es uno de los pocos que escribió él mismo en solitario para Doctor Who, el cual por una serie de huelgas en la BBC en los años 80 nunca se pudo terminar de filmar. Posteriormente se hicieron varios intentos para revivirlo, como una edición en video con Tom Baker como narrador, audio libros, animación, etc. El último intento se publicó como una novela escrita por Gareth Roberts a fines de 2012 y esta vez sí que acertaron.

La historia de Shada propiamente tal gira en torno al planeta perdido de Shada donde los Time Lords han construido la prisión más segura del universo. El villano de la historia Skadra (uno de los mejores villanos vistos en Doctor Who) desea por supuesto apoderarse del universo y para ello necesita la asistencia de uno de los prisioneros de Shada. El problema es que el único que conoce la ubicación de dicho planeta es el misterioso Profesor Chronotis del College St. Cedd en Cambrige. Hasta allí llega Skadra en busca del secreto de Shada, pero afortunadamente también llegan el cuarto Doctor Tom Baker, un viejo amigo de Chronotis, y su compañera Romana.

Para escribir el libro Gareth Roberts tuvo acceso a todo lo dejado por Adams, como los guiones originales, notas, material de investigación, etc. y con ello logra de alguna forma meterse en su cabeza y el resultado es notable. Realmente parece algo escrito por Douglas Adams, están presentes todo su humor, ingenio, agudeza e inteligencia. Además la personalidad del cuarto Doctor está perfectamente lograda, de verdad la voz de Tom Baker suena en tu cabeza en cada diálogo.

Así que si lees razonablemente bien en inglés (ni idea si se publicará en español), eres fan de Doctor Who, de Tom Baker y especialmente de Douglas Adams, Shada no te decepcionará.

Disponible en papel en The Bookdepository (despacho gratis a todo el mundo) y como ebook en Amazon.

 

 

Doctor Who, Descubriendo los clásicos: City of Death

City of Death es un episodio por decirlo de alguna manera “extraño”,  pero ciertamente genial y una muestra que los líos temporales está lejos de ser una invención de Moffat. Escrito por David Fisher, pero re-escrito en gran medida por el editor de guiones de la época el siempre brillante Douglas Adams (y por eso en los creditos aparece escrito por un tal “David Agnew” que no es otra cosa que un seudónimo), fue trasmitido entre septiembre y octubre de 1979 y su principal gracia es que tiene lugar en Paris, por lo que muchas escenas fueron filmadas en locación. Además City of Death es tal vez el único episodio clásico que se podría calificar de “romántico” al menos desde nuestro punto de vista, aunque claro no hay nada de romance en él; pero el ver al cuarto Doctor -Tom Baker- paseando por Paris con Romana -la bellísima Lalla Ward- como nunca lo hizo (¿hará?) con Rose o River da para pensar.

Mientras el Doctor y Romana pasean despreocupadamente por el Paris de 1979 empiezan a sentir perturbaciones temporales, “cracks in time”. Luego visitando el museo del Louvre y mientras contemplan la Mona Lisa descubren a una mujer, la condesa Scarlioni, usando un brazalete de tecnología extraterrestre para descubrir las medidas de seguridad del museo; pronto el Doctor se roba el brazalete, pero es seguido por el torpe inspector Duggan de la seguridad del Museo y por unos matones de la condesa, todos son capturados y llevados a la mansión de la condesa. Allí conocen a su esposo el conde Scarlioni un enigmático “coleccionista” de arte obsesionado con ciertos experimentos temporales. Dichos experimentos pondrán en juego no solo a Paris sino a toda la humanidad.

Como decíamos es un episodio algo extraño, el Doctor está casi ausente de los acontecimientos y es más que nada un testigo de los acontecimientos que se asegura que la historia siga su curso. Sin embargo es un episodio brillante, la trama es muy ingeniosa y demuestra que se puede hacer un gran episodio sin tener que estar corriendo detrás de algún monstruo. Además Tom Baker está en uno de sus mejores momentos y demuestra porque para muchos sigue siendo el mejor Doctor. En resumen episodio Clásico con mayúscula, incluídos efectos especiales de bajo presupuesto, monstruos que dan más risa que otra cosa (pero se les mira con cariño) y uno que otro error científico.

No por nada City of Death es uno de los episodios favoritos de todos los tiempos y una excelente opción para iniciarse en el período clásico de Doctor Who (1963 – 1989).

Doctor Who, descubriendo los clásicos: The Ark in Space

Una de las gracias de una serie tan longeva como Doctor Who es que en época de “sequía” mientras esperamos por los nuevos episodios, hay de hecho decenas de episodios “nuevos” por descubrir y por cierto “nuevos” Doctores.  Nos referimos por supuesto a la época clásica (1963-1996), oportunidad inmejorable ver como nuestra serie favorita puede ser tan diferente y al mismo tiempo seguir siendo la misma de siempre.

Esta vez nos referimos al segundo episodio de Tom Baker como el cuarto Doctor, son cuatro partes de 25 minutos y se emitió por primera vez en 1975. Una de las cosas destacables de The Ark in Space es que es el episodio clásico favorito tanto de Russell T Davies como de Steven Moffat.

Muchos años en el futuro con el Doctor, Sarah Jane Smith y Harry Sullivan se materializa en una misteriosa estación espacial que contiene cientos de seres humanos durmiendo en animación suspendida. Pronto el Doctor se da cuenta que si bien la estación fue construída en el siglo 30, lleva allí decenas o cientos de miles de años; la razón es que la Tierra ha sido devastada por llamaradas solares y los humanos se refugiaron en dicha estación y se congelaron a la espera de que el planeta se recupere, cosa que debería suceder en unos pocos miles de años.

Nada más empezar el episodio Sara Jane es puesta por error en esta animación suspendida, tratando de recuperarla el Doctor y Harry descubren a Vira una oficial médico que acaba de despertar y ayudará a recuperar a Sara Jane. Allí se dan cuenta del terrible peligro que se cierne sobre la estación y lo que realmente ha pasado, descubren los restos momificados de un gigantesco insecto -una reina- y se dan cuenta que su último acto antes de morir y plantar sus huevos fue sabotear los controles de la estación para que sus futuras crias pudieran alimentarse de los humanos. Es por esto que la estación -el “arca”- ha estado allí por decenas de miles de años en lugar de los pocos miles que se esperaba. Y claro, se trata de Doctor Who después de todo, las crías insecto han empezado a nacer y a apoderarse primero de la mente y luego del cuerpo de los humanos… entonces el Doctor, Sara Jane y Harry deberán tratar de detenerlos antes que sea demasiado tarde para ellos y toda la humanidad.

En resumen muy buen episodio, clásico en todo sentido: gran historia, el cuarto Doctor y Sarah Jane (Tom Baker y  Elisabeth Sladen), monstruos y efectos especiales que mirados desde ahora dan pena, pero se les ve con cariño. Bonus: El Doctor usando su destornillador sónico literalmente como un destornillador.

Doctor Who, descubriendo los clásicos: Genesis of the Daleks

Una buena forma de calmar la ansiedad mientras se espera que Doctor Who regrese en Septiembre es es darle una mirada a algunos episodios clásicos. Empezamos por un clásico entre los clásicos: Genesis of  the Daleks. Tenemos al más clásico de los Doctores: Tom Baker, la más clásica de las companions Sarah Jane Smith (junto a Harry Sullivan) y a los más clásicos monstruos, los Daleks.

Estrenado en 1975 y escrito por nada menos que Terry Nation el creador de los Daleks, Genesis of  the Daleks cuenta como lo dice su título el origen de los Daleks. El Doctor es enviado por el alto consejo de Gallifrey (hay que recordar que la Guerra del Tiempo fue un invento de RTD, durante el período clásico los Time Lords tienen una presencia constante en Doctor Who) en una de sus más importantes misiones, deberá viajar en el tiempo hasta el momento mismo del nacimiento de los Daleks e impedir que esto tenga lugar. Para ello viaja hasta el planeta Skaro donde sus habitantes, los  Thals y los Kaleds, llevan generaciones combatiendo en una interminable guerra. Los Kaled son la elite dominante y a ellos pertenece el brillante y malvado científico Davros que ha desarrollado el arma definitiva, los Daleks. Engendros creados mediante ingeniería genética, seres tan perversos que ponen en peligro la existencia de tanto de los Thals como lo propios Kaleds. Entonces el Doctor se ve enfrentando a una decisión de consecuencias insospechadas, borrar a los Daleks de la existencia y salvar a todos los seres que morirán por su causa, pero convirtiéndose él mismo en un genocida, en un Dalek o dejarlos vivir sabiendo las consecuencias que ello tendría. Por supuesto para ese momento el Doctor no sabe que la guerra entre los Time Lord y los Daleks terminará destruyendo su propio planeta (¿qué habría hecho si lo supiera?).

En resumen, muy   buena historia, uno de los mejores episodios -seis partes de 20 minutos en total- de la época clásica. Imperdible para cualquier fan de Doctor Who.