Doctor Who: The Return of Doctor Mysterio

Grant, el Súpeheroe

Grant, el Supehéroe

Ese es el título del próximo especial de navidad de Doctor Who: The Return of Doctor Mysterio. Por supuesto por aquí todos sabemos que “Doctor Mysterio” es el título con que originalmente se conoció Doctor Who entre los que hablamos español, se agradece el guiño.

A continuación no spoilers, solo especulaciones sobre información publicada oficialmente por la BBC.

Sobre la trama, algo inusual incluso para Doctor Who, ¡Superhéroes!. Así es, esta vez el Doctor llega a un Nueva York donde conoce a un superhéroe llamado Grant y a una inquisitiva periodista junto a los cuáles combatirá una mortal amenaza extraterrestre. Como sabemos el Doctor ha estado antes en Nueva York sin que hayamos sabido de algún superhéroe residente, por lo que los más probable es que se trate a de algún tipo de universo paralelo, al estilo de Pete World, en donde los superhéroes son reales. O -claro-, Grant es a fin de cuentas el alien, nótese la I debajo la G en el logo:

dw_esp_nav_2016-2

¿Great Intelligence?

Siguiendo con la trama, los paralelos con Superman son obvios y al respecto Steven Moffat señaló: “Mi superhéroe favorito es Klark Kent. No Superman, Klark Kent… en particular el que nunca le contara a Lois Lane qué él es hombre del que está enamorada. Es un triángulo amoroso con dos personas”. Habrá que ver como se relaciona esto con la trama, pero Mark Gatiss al comentar este próximo episodio señaló que lo había hecho llorar.

Además también se publicó este video detrás de las cámaras, en donde lo más notable es el retorno del épico tema musical del 11º Doctor. Esperemos que el tema este en episodio final y no solo lo hayan puesto en este video.

Visto en radiotimes.com.

Anuncios

Doctor Who, descubriendo los clásicos: The Ark in Space

Una de las gracias de una serie tan longeva como Doctor Who es que en época de “sequía” mientras esperamos por los nuevos episodios, hay de hecho decenas de episodios “nuevos” por descubrir y por cierto “nuevos” Doctores.  Nos referimos por supuesto a la época clásica (1963-1996), oportunidad inmejorable ver como nuestra serie favorita puede ser tan diferente y al mismo tiempo seguir siendo la misma de siempre.

Esta vez nos referimos al segundo episodio de Tom Baker como el cuarto Doctor, son cuatro partes de 25 minutos y se emitió por primera vez en 1975. Una de las cosas destacables de The Ark in Space es que es el episodio clásico favorito tanto de Russell T Davies como de Steven Moffat.

Muchos años en el futuro con el Doctor, Sarah Jane Smith y Harry Sullivan se materializa en una misteriosa estación espacial que contiene cientos de seres humanos durmiendo en animación suspendida. Pronto el Doctor se da cuenta que si bien la estación fue construída en el siglo 30, lleva allí decenas o cientos de miles de años; la razón es que la Tierra ha sido devastada por llamaradas solares y los humanos se refugiaron en dicha estación y se congelaron a la espera de que el planeta se recupere, cosa que debería suceder en unos pocos miles de años.

Nada más empezar el episodio Sara Jane es puesta por error en esta animación suspendida, tratando de recuperarla el Doctor y Harry descubren a Vira una oficial médico que acaba de despertar y ayudará a recuperar a Sara Jane. Allí se dan cuenta del terrible peligro que se cierne sobre la estación y lo que realmente ha pasado, descubren los restos momificados de un gigantesco insecto -una reina- y se dan cuenta que su último acto antes de morir y plantar sus huevos fue sabotear los controles de la estación para que sus futuras crias pudieran alimentarse de los humanos. Es por esto que la estación -el “arca”- ha estado allí por decenas de miles de años en lugar de los pocos miles que se esperaba. Y claro, se trata de Doctor Who después de todo, las crías insecto han empezado a nacer y a apoderarse primero de la mente y luego del cuerpo de los humanos… entonces el Doctor, Sara Jane y Harry deberán tratar de detenerlos antes que sea demasiado tarde para ellos y toda la humanidad.

En resumen muy buen episodio, clásico en todo sentido: gran historia, el cuarto Doctor y Sarah Jane (Tom Baker y  Elisabeth Sladen), monstruos y efectos especiales que mirados desde ahora dan pena, pero se les ve con cariño. Bonus: El Doctor usando su destornillador sónico literalmente como un destornillador.

Doctor Who, descubriendo los clásicos: An Unearthly Child

El Doctor y Susan son descubiertos

¿Que podría ser más clásico que el episodio número uno?  An Unearthly Child  (que podría traducirse como una niña fuera de este mundo) es el primer episodio de Doctor Who, se emitió 23 Noviembre de 1963 -en blanco y negro por supuesto- y desde entonces han pasado casi 50 años y más de 750 episodios.

En total son 4  episodios de un 20 minutos cada uno. Empezamos en un depósito de chatarra del Londres de 1963 donde nos encontramos con una vieja conocida, la TARDIS (por supuesto para ese entonces no era vieja ni conocida) y ya sentimos que sabemos de qué va la cosa. Inmediatamente saltamos a una escuela secundaria donde nos encontramos con la joven, brillante y extraña Susan Foreman (nombre tomado del depósito de chatarra), ella sabe más física e historia que sus propios profesores pero parece no entender el mundo en que vive y la dirección que ha dado en su escuela corresponde a un depósito de chatarra donde viviría con su  misterioso abuelo. Intrigados sus profesores  Ian Chesterton y Barbara Wright deciden seguirla, allí se encuentran con este misterioso abuelo que responde al nombre de “El Doctor”. Este primer Doctor es William Hartnell y resulta ser un anciano irritable, mal humorado y profundamente desconfiado, que quiere deshacerse lo más pronto posible de Ian y Barbara, pero claro no tiene éxito. En cuanto escuchan la voz de Susan que proviene  desde el interior de una típica caseta de policía (POLICE BOX) sospechan aún más e irrumpen en ésta, para encontrase para su asombro en la consola de la TARDIS descubriendo su secreto. Temiendo que se divulgue su secreto (claramente están huyendo) el Doctor lleva la TARDIS hasta la Edad de Piedra secuestrando literalmente a Ian y Barbara teniendo lugar así su primera aventura. Allí se ven involucrados en la lucha de poder de una primitiva tribu de donde apenas escapan con vida, gracias al conocimiento de Ian de como hacer fuego.

La verdad es que viendo el episodio desde la perspectiva del tiempo es casi completamente diferente a lo que conocemos como Doctor Who, el Doctor es un personaje que está lejos de ser el que conocemos, es temeroso y hostil. De hecho es Ian y no el Doctor el que hace fuego. Sin embargo sienta las bases de lo que sería la serie, el primer personaje que conocemos es la propia TARDIS, una caseta de policía elegida en su época para ser la máquina del Doctor para ahorrar presupuesto y por la misma razón nos enteremos que el circuito que le permite cambiar de forma está dañado. Quién se hubiera imaginado en ese entonces que una simple decisión presupuestaria llevaría a que esa caseta de policía se transformaría en el ícono que es hoy. También se establece día que más que tratarse de las aventuras del Doctor, se trata de lo que les pasa a sus compañeros de viajen cuando deciden subirse a la TARDIS. Otro ícono establecido desde este primer episodios es el sonido, el característico ruido de la TARDIS se estableció aquí, lo mismo sucede con el tema inicial de Ron Gainer.

En resumen, si eres fan de Doctor Who es agradable descubrir cómo empezó todo, pero sería una mala idea empezar a verlo por el episodio uno.

Doctor Who, descubriendo los clásicos: Genesis of the Daleks

Una buena forma de calmar la ansiedad mientras se espera que Doctor Who regrese en Septiembre es es darle una mirada a algunos episodios clásicos. Empezamos por un clásico entre los clásicos: Genesis of  the Daleks. Tenemos al más clásico de los Doctores: Tom Baker, la más clásica de las companions Sarah Jane Smith (junto a Harry Sullivan) y a los más clásicos monstruos, los Daleks.

Estrenado en 1975 y escrito por nada menos que Terry Nation el creador de los Daleks, Genesis of  the Daleks cuenta como lo dice su título el origen de los Daleks. El Doctor es enviado por el alto consejo de Gallifrey (hay que recordar que la Guerra del Tiempo fue un invento de RTD, durante el período clásico los Time Lords tienen una presencia constante en Doctor Who) en una de sus más importantes misiones, deberá viajar en el tiempo hasta el momento mismo del nacimiento de los Daleks e impedir que esto tenga lugar. Para ello viaja hasta el planeta Skaro donde sus habitantes, los  Thals y los Kaleds, llevan generaciones combatiendo en una interminable guerra. Los Kaled son la elite dominante y a ellos pertenece el brillante y malvado científico Davros que ha desarrollado el arma definitiva, los Daleks. Engendros creados mediante ingeniería genética, seres tan perversos que ponen en peligro la existencia de tanto de los Thals como lo propios Kaleds. Entonces el Doctor se ve enfrentando a una decisión de consecuencias insospechadas, borrar a los Daleks de la existencia y salvar a todos los seres que morirán por su causa, pero convirtiéndose él mismo en un genocida, en un Dalek o dejarlos vivir sabiendo las consecuencias que ello tendría. Por supuesto para ese momento el Doctor no sabe que la guerra entre los Time Lord y los Daleks terminará destruyendo su propio planeta (¿qué habría hecho si lo supiera?).

En resumen, muy   buena historia, uno de los mejores episodios -seis partes de 20 minutos en total- de la época clásica. Imperdible para cualquier fan de Doctor Who.