Torchwood Mircacle Day Episodio 10, The Blood Line

Spoilers…

Finalmente la serie 4 de Torchwood ha llegado a su fin con un digno episodio final, al menos hasta momentos antes la escena final.

Empezamos con un clásico recurso de Russell T Davies, con ese discurso de Gwen sobre su padre y el sacrificio que está dispuesta ha hacer, el que simplemente tenga una muerte digna. Y luego está el discurso de Jack a Danes sobre el futuro de la humanidad y sobre lo insignificante que es este último [Danes]. Muy buenos ambos.

Seguimos con ambos equipos en Shanghai y Buenos Aires dirigiéndose a la bendición; Rex y Esther son capturados, pero estúpidamente igualmente llevados ante su objetivo y por otro lado Jack, Gwen y Danes la tienen un poco más fácil e igualmente llegan ante la bendición. Nos enteramos que la bendición ha estado allí desde el principio de los tiempos (¿cómo nadie, digo nadie, la vio… aparte de  las familias?) y nadie sabe lo que realmente es, Jack suelta alguna palabrería que recuerda del Doctor pero la verdad no tiene ni idea. Sí sabemos que las familias han estado experimentando con ella y alguno de esos experimentos incluyeron la sangre de un inmortal, la sangre de Jack y esta es la causa última del milagro. La razón de todo es que las familias al mejor estilo de un super-villano-dictador creen que el mundo se ha ido al demonio y hay que empezar todo de nuevo -bajo su dirección por cierto-, pero para ello primero hay que destruir todo lo que hay.

Torchwood evidentemente tiene que detener esto y la única forma de hacerlo es con la sangre  del último mortal, el Capitán Jack Harkeness (y eso explica el que hayan querido matarlo desde el principio). Solo que hay que hacerlo desde ambos lados de la bendición y al mismo tiempo, en Shanghai no hay problema con ello y para Buenos Aires se ha ideado una ingeniosa solución: Rex se ha hecho una transfusión  con la sangre de Jack. Entonces tiene lugar esta especie de sacrificio ritual de ambos héroes,  Jack y Rex,  “dan” su sangre a la bendición. Pero no la tienen fácil por cierto, en Buenos Aires Esther es herida mortalmente para evitar que Rex haga su parte y en Shanghai Jack que no es capaz de suicidarse debe ser literalmente sacrificado por Gwen. La verdad la escena ha estado bastante bien lograda y funciona muy bien; entonces sucede lo que todos sabíamos que pasaría, al terminar el milagro Jack recupera su inmortalidad y el resto del mundo su mortalidad. Finalmente, en Shanghai con algo de ayuda de Danes (evidentemente no podía sobrevivir) Jack y Gwen seguidos por Jilly logran huir y en Buenos Aires Rex y Esther también parecen haberlo logrado…  Terminadas ambas misiones nos enteramos que las familias siguen activas y Jilly es reclutada nuevamente para el plan B  (dejando así todo listo para una eventual y poco probable serie 5).

Cortamos a una escena de un funeral, uno de los primeros en mucho tiempo, y todos pensamos que se trata del padre de Gwen, pero no… RTD justo cuando ya le habíamos tomado cariño a Esther y al igual que hizo con la Dra. Vera Juarez, decide matarla (¡maldito!). Nada más terminada la ceremonia Rex se entera finalmente que el traidor en la CIA era Charlotte y al momento de detenerla esta le dispara hiriéndolo  de muerte, podríamos haber aceptado el sacrificio de Esther si el odioso de Rex también hubiera muerto, pero no RTD tiene una última sorpresa. La sangre de Jack más la exposición a la bendición ha hecho de Rex… inmortal. Sí ahora hay dos inmortales, WTF!?!?.

WTF!?!?, la sangre de Jack nunca tuvo algo que ver con su inmortalidad. Jack es un punto fijo en el tiempo, se hizo inmortal cuando Rose en sus ansias de salvar al Doctor se expuso al vórtice del tiempo, adquirió todo su poder y terminó salvando a Jack de la muerte (The Parting of the Ways). Alguien debería prohibirle a RTD escribir las escenas finales, el tipo es brillante pero por alguna razón al llegar el final lo arruina todo. Ya lo hizo en Doctor Who con Last of the Time Lords transformando al Doctor en una especie de deidad o con la poco digna despedida final de David Tennant.

En resumen Torchwood Miracle Day ha sido una serie con muchos altibajos (más bajos por cierto), los primeros 5 ó 6 episodios aportan prácticamente nada, los buenos personajes como Vera y Esther mueren, los malos viven y se vuelven inmortales, además de inconsistencias varias la historia (¿por qué Jack en el primer episodio llama a Esther por su nombre antes de conocerse?), la historia de Oswald Danes no fue ningún aporte, etc. Y mejor ni mencionar como han destruido al personaje del Capitán Jack. En fin, la gracia de Torchwood es que siempre ha sabido reinventarse, desde la mediocre serie 1 a la magistral Children of Earth, confiamos en que lo hará de nuevo.

Anuncios

4 comentarios

  1. LambdaVance

     /  13 de septiembre de 2011

    Yo me inclino a pensar que la Bendición supo copiar el patrón de las células bloqueadas de Jack. A mi no me ha parecido mal final, es más, me ha dejado algunos momentos con la boca abierta.

    No estoy de acuerdo en lo de The last of the time lords ni en lo de la despedida del 10º.

    Solo decir que para gustos colores.

  2. A mi me gusto, es distinto, creo que no hay que tomarse todo a tan raja tabla.

    Ahora bien, difieron total y absolutamente de la despedida de 10º, o The Last of Time Lords, acá todos sabemos que no te gusta mucho mucho RTD (Pero sin él no tendríamos DW como lo conocemos), pero los finales a mi me parecían soberbios, y la despedida de 10º…que más querías?

    Tan buen guionista eres que pudieras hacerlo mejor? El final es redondo, 10º no quiere irse, no quiere marcharse, y podemos ver prácticamente a Tennant como persona y no como Doctor dolido por retirarse.

    Destellos de grandeza como esos no los he visto en el 11º, si me apresuras, solo a un niño que no sabe bien donde esta ubicado.

    Los finales de Moffat son los que usualmente considero algo insulsos, prefiero un final épico que lleve a la gloria a un personaje fantástico, que un planteamiento épico con un final simple.

    Perdona que te ataque, pero otras veces he visto como tiras piedras a RTD, y pues vaya, Moffat no es perfecto, y Matt Smith menos, mucho mucho menos.

  3. Yo conocí el Whoniverso por la primera temporada de ‘Torchwood’, y ya sin conocer a El Doctor ya me encantó, así que para mí esa temporada de mediocre, nada. Y luego me ví el final de la tercera temporada de ‘Doctor Who’, que empalma con ‘Torchwood’, con ese Doctor “deidad”, y ya fue lo que hizo enamorarme definitivamente de este universo.

    La despedida del Décimo para mí es la mejor que ha tenido un Doctor hasta el momento, aunque tengo la sensación que la del Undécimo estará mejor, aunque en un estilo completamente diferente.

    La cuarta temporada de ‘Torchwood’ para nada ha sido tan americanizada como dicen por ahí (¿en cuántas series americanas en el final de temporada el que que medio salva el día es un pederasta?), de hecho por lo que veo casi nadie parece haber entendido que los elementos “americanos” de esta temporada han sido en realidad una sátira, empezando por el personaje de Rex, que por eso me ha gustado desde el principio, a diferencia de la mayoría de todos.
    Lo de la sangre para mí no quita lo del vórtice de Rose; la sangre sigue sin ser la causa, de hecho el propio Jack lo menciona en alguna ocasión en ‘El Día del Milagro’, pero ello no quita que a sí que sea un efecto, que en este caso afecta a la Bendición y ésta al resto del mundo haciendo lo que hace.

    Lo que me preocupaba más era todo el tema del centro de La Tierra y todo lo que hay ahí en el Whoniverso, y como encajarlo, pero el bueno de Davies a última hora hace alguno de sus comentarios de pasada que tanto me gustan para justificar las cosas sin olvidarse de nada, a lo conferenciante friki de comic-con, que demuestra lo friki que es él también. Y como lo es Moffat. Por eso son jodidamente tan buenos los dos.

    Ojalá que se mantengan cada uno como están mucho tiempo al frente de ambas series. Y no tardemos mucho en ver de nuevo al Capitán Jack en ‘Doctor Who’. Porque en ‘Torchwood’, con que sigan haciendo esas estupendas referencias a la serie madre, por mucho que cambien las cosas, me vale.

  4. cybermen

     /  16 de septiembre de 2011

    Le tiro piedras a los finales de RTD, que simplemente no me gustan (a excepción del final de Eccleston que es magistral con ese Fantastic!), pero creo que el tipo es un genio. Midnight, Gridlock, Waters of Mars (esos zombies acuáticos me gustan más que los weeping angels), Patners in Crime, etc. Son obras maestras.

    La gracia principal de Doctor Who es que siempre está cambiando, está mutando. Cada Doctor es diferente, cada serie es diferente, cada showrunner le da su sello. Es normal que algunas cosas gusten más que otras en un programa donde literalmente se puede hacer cualquier cosa, pero en esencia sigue siendo el mismo.

A %d blogueros les gusta esto: