Torchwood Miracle Day, Episodio 7 Inmortal Sins

Spoilers…

Bien, por fin después de 7 episodios y a 3 del final esto de verdad se podría decir que es el Torchwood que conocemos. Gwen está atrapada, tienen a su familia y cree no tener alternativa y decide entregar a Jack. Pero es lo bastante honesta y decente para decirle a Jack exactamente lo que está pasando, resultando la mejor parte del episodio en ese intenso y revelador diálogo entre Jack y Gwen en el automóvil.

La otra parte del episodio es un flashback del año 1927 en donde Jack se encuentra buscando a un alien (¡por fin un alien!) que es un parásito cerebral que si no es detenido infectará al futuro presidente de los EE.UU. Roosvelt cambiando la historia; y la verdad no tiene demasiados problemas en despachar al alien. El problema es que en el intertanto se involucra demasiado con Angelo y decide -literalmente- jugar a El Doctor y querer un compañero de aventuras, y claro como era de esperarse las cosas no salen bien. Y es que diferencia de El Doctor que siempre ha podido seguir adelante sin nunca mirar atrás, Jack no puede y decide volver por Angelo. Allí es cuando las cosas de verdad se complican, Angelo no es capaz de manejar la inmortalidad de Jack, lo mata de nuevo y termina entregándolo a una brutal orgía de sangre y muerte, para finalmente intentar venderlo a un misterioso trió de hombres (nótese el símbolo que hacen con sus manos: un triángulo). Finalmente Angelo parece arrepentirse, aunque no estamos seguros si lo hace de verdad, y ayuda a Jack a escapar y cuando lo ha logrado éste se da cuenta que que la única opción que tiene para continuar es irse y dejar a Angelo. Fin de una buena historia, que perfectamente podría haber funcionado como un típico episodio del “monstruo de la semana” de las temporadas 1 y 2 de Torchwood, pero que aportaba nada… o eso pensamos.

De vuelta al presente Gwen está lista para entregar a Jack a esta gente (¿el Triángulo?) y no hay nada que puedan hacer. Pero por fin Rex y Esther empiezan a comportarse como verdaderos miembros de Torchwood y desde un principio sospechan de la actitud de Gwen, Esther no tarda en acceder a la memoria cache de las lentes de contacto de Gwen y descubrir qué está pasando, los siguen, reducen a quienes querían llevarse a Jack y avisan a la policía inglesa del secuestro de la familia de Gwen. Todo parece haber salido bien, los “malos” se rinden, la familia de Gwen es liberada y Torchwood tiene el control. Entonces aparece esta misteriosa mujer y  hace su revelación: Jack irá con ellos de todos modos, pues el que estaría detrás del milagro no es otro que Angelo. Una vez más parece que el culpable de todo no es otro que el Capitán Jack Harkness.

Como decía muy buen episodio, notable esa conversación de Jack y Gwen; se dicen todo lo que tienen que decirse. Gwen se da cuenta que a fin de cuentas es su culpa, nadie la obligó a ser parte de Torchwood y realmente le gusta ser parte de ello, pero no dudará matar a Jack para tener de nuevo a Anwen y Jack finalmente le confiesa que la ama pero no dudará en matarla si pretende quitarle su nuevo deseo de vivir (que pareja habrían sido estos dos). Por último puntos extra para Jane Espenson por la referencia a Doctor Who, pues fue ese casual encuentro entre El Doctor y Jack el que cambió a éste último de un simple estafador a un héroe, el mismo Jack dijo alguna vez qué estaba mucho más cómodo con su vida siendo un “criminal”. Pero el conocer a El Doctor siempre siempre tiene consecuencias para sus companions y Jack simplemente quiere ser como él y ahora presenciamos sus primeros pasos en esa dirección.

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: