The Prisoner (1967), una de las mejores series

Patrick McGoohan, Number 6

The Prisoner, El Prisionero, es una serie inglesa que se emitió en 1967 por el canal ITC y que pronto se convirtió en LA serie de culto. Intentaremos ver porqué.

La serie cuenta en 17 episodios la historia de un Agente Secreto del gobierno británico, interpretado por Patrick McGoohan -que por cierto también es el creador de la serie-,  que por razones desconocidas renuncia a su trabajo. Cuando está a punto de partir a alguna relajante isla del caribe es drogado y secuestrado, solo para despertar más tarde en más delirante de la prisiones: The Village. Esta no es una prisión cualquiera, sino que cuenta con una serie de comodidades, cada prisionero cuenta con un moderno apartamento privado con servicios incluídos, hay piscinas, playas, restoranes, gimnasio, taxis para moverse, etc. Solo que claro, no puedes irte, además de otras peculiaridades.

Primero nadie tiene nombre, sino que números. Así nos enteramos que nuestro agente secreto será Número 6 (y de hecho, nunca nos enteramos de su verdadero nombre), además la vigilancia es constante, hay cámaras en todas partes, incluidos los apartamentos privados. La gente parece feliz, viste colores vibrantes, toca música en las calles, etc. Pero todo esto es aparente, basta escarbar un poco para encontrarse con una paranoia constante, donde nadie confía en nadie, tanto así que los guardias de la prisión están mezclados con los guardias y a primera vista no sábemos quién es quién. De hecho nisiquiera sabemos quién rige The Village, no sabemos si es el propio gobierno británico, los rusos (recordar que es 1967) u otra organización, sólo sabemos que el jefe allí se llama Número 2 y responde a alguién más.

Pero ¿cuál es el propósito de todo esto?, pues no es otra cosa que obtener información. Así nos enteramos que Número 6 puede irse cuando quiera, siempre y cuando revele porqué renunció a su trabajo, pero claro éste se niega. Así entramos en la trama de la serie, la organización que rige The Village -sea quién sea- tratará constante de quebrar a Número 6 por diversos medios, como el uso de drogas, tortura, manipulación sicológica, etc, etc. Y éste, por cierto tratará constantemente de escapar.

¿Y cuál es la gracia de esta serie, por qué es una serie de culto?. Como decíamos es una serie hija de los años sesenta que representa toda la paranoia de la guerra fría y la guerra de Vietnam que se vivía en ese entonces, que más que nada buscaba provocar al espectador. Y lo más sorprendente es que más de cuarenta años después de estrenarse es aún más provocativa. Vivimos en una sociedad donde la vigilancia parece ser constante, hay cámaras en casi cada esquina, la privacidad pareciera no existir, gingantescas corporaciones como Facebook o Google parecen estar cada día más sedientas de información. La democracia parece ser una ilusión, donde los diferentes partidos políticos al final resultan ser lo mismo, todo lo que nos rodea pareciera ser una mentira (por cierto, aquí es donde falla miserablemente el remake que hizo AMC el 2009, del que es mejor olvidarse). Eso es básicamente, muy básicamente, The Prisoner: una alegoría a la sociedad en que vivimos. Y todo sin dejar ser muy entretenida, donde cada episodio se disfruta como una película de aventuras, pero donde hay mucho más que ver si se pone atención.

Mención especial merece episodio final, que no comentaremos para no spoilerar, pero que resulta ser uno de los episodios más cobtrovertidos, demenciales, ridículos, absurdos y al mismo tiempo geniales que se allan visto en TV (bueno, para muchos esto es discutuble).

Así que si encuentras que la gran mayoría de las series actuales no valen la pena, si creiste en cosas como V o The Event solo para dejarlas en la mitad, si crees que lo único realmente bueno que se está dando ahora es Fringe y la espera para la nueva serie de Doctor Who o Torchwood parece interminable, pues es hora de ponerse con The Prisoner.

Por último aquí esta la clásica secuencia inicial, tema que es del mismo compositor del tema de Doctor Who, Ron Grainer:

.

Be seeing you...

Anuncios
Entrada siguiente
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: