Doctor Who, A Christmas Carol

Spoilers…

Steven Moffat siempre ha dicho que le gusta pensar Doctor Who como un cuento de hadas, y que bello y trágico cuento de hadas nos traído en su primer especial de Navidad, con un Matt Smith que ha estado mejor que nunca. Empezamos con Amy y Rory, que han estado prácticamente ausentes todo el episodio, a punto de estrellarse en el crucero espacial en que están de luna de miel y el Doctor obviamente necesita salvarlos. El causante de la situación es Kazran Sardick -interpretado por Sir Michael Gambon- un siniestro prestamista cuya familia ha controlado el clima del planeta donde sucede la historia y a parte de esto, cuando prestan dinero piden en garantía a algún miembro de la familia de los “beneficiados”, el cual es mantenido en estado congelado.

El Doctor, en la más navideña posible de las entradas, decide visitarlo y pedirle que salve a la nave. En este momento vemos como una familia de pobres que ha sido recibida por Sardick le pide inutilmente que deje salir a su hermana de su estado de congelación solo por Navidad, pero ella no es importante. Palabras que enervan al Doctor  señalando que todas las personas son importantes (parece que aprendió la lección de The Waters of Mars ), Sardick por su parte también se niega a salvar a la nave y la situación pronto deriva en altercado donde éste esta a punto de golpear al hijo de la familia, pero se detiene a tiempo. En ese momento el Doctor ve que aún hay esperanza y puede salvarlos a todos, a la nave y al propio Sardick. Para hacerlo recurre a la clásica historia de Navidad de Charles Dickens A Christmas Carol -recordemos que el Doctor lo conoce personalmente- y decide convertirse en el fantasma de las navidades pasadas y literalmente reescribir la vida de Sardick (notable por cierto cuando el Doctor aparece de la nada en ese viejo video de Sardick). Empezamos cuando el Doctor visita a Sardick de niño, situación que lleva a la casi muerte de ese magnífico tiburón espacial y en el afán de salvarlo deciden que su única opción es usar una de las cámaras de congelación de Sardick y para lo cual liberan a la bella Abigail -interpretada por la soprano inglesa Katherine Jenkins- y aquí es donde parte la tragedia de está historia. En un impulso infantil Sardick le promete  que volverán cada Navidad para sacarla de su congelada prisión y así vemos como Abigail, Sardick y el Doctor se van encontrando en numerosas ocasiones hasta que un Sardick ya adulto y Abigail terminan enamorándose (mención especial al afair del Doctor con Marilyn Monroe).

Y aquí es donde la tragedia sale a la luz, pues Abigail está gravemente enferma y solo tiene una salida más antes de morir, entonces un Sardick con el corazón roto decide dejarla congelada y romper su amistad con el Doctor, convirtiéndose inevitablemente en el oscuro y siniestro Sardick del principio. Entonces en un genial y brutal giro propio de Moffat, es hora del fantasma de las navidades futuras, para lo cual el Doctor confronta la viejo Sardick con su versión de niño, cosa que funciona y finalmente éste se ha redimido y decide salvar a la nave. Pero para lograrlo la única esperanza es la magnífica voz de Abigail cuya resonancia puede calmar las tormentas, esta vez hace lo correcto Abigail es liberada, la nave se salva y ella y Sardick pasan su último día juntos. La pregunta clave aquí es si sabía el Doctor de la enfermedad de Abigail y aún así siguió con su plan. Yo creo que sí, después de todo es el tipo más brillante del Universo y era difícil que se le escapará lo de los números en la cámara de congelación, además en la escena final cuando finalmente se reúne con Amy se muestra muy apesadumbrado y casi culpable…  sí había que salvar a la nave y todo eso, pero llega casi a ser cruel con Sardick para lograrlo.

Finalmente  podemos ver como Steven Moffat no necesita de Daleks, Cybermen o planetas en el cielo para ser terrorífico y genial, sino que lo logra haciendo lo que mejor sabe hacer: el contar historias, el crear personajes brillantes y en mostrarnos que los verdaderos monstruos pueden ser los humanos o el propio Doctor.

Un último detalle, en esta episodio vemos como el destornillador sonico del Doctor termina destruído… ¿significa esto que el próximo sonic screwdriver será el que lleva River Song a la biblioteca?

.

Bonus Track: el clip de la serie 6 (Los Ood están de vuelta):

Anuncios

3 comentarios

  1. Genial episodio.

  2. En mi opinion: fue uno de los mejores episodios navideños de Dr Who de todos los tiempos.

    La historia me encanto y me hizo llorar, y me encanto volver a ver el gorrito Fez y la bufanda del Cuarto Doctor.

    Ya no puedo esperar para ver la nueva temporada (series 6).

  3. Bonito cuento de navidad, aunque me gustan más los “normales”. Sigo pensando que Matt es un doctor excelente, Tennant puso el listón muy (muy muy muy) alto pero este nuevo doctor ha creado un personaje tan suyo que no se le echa de menos (sin desmerecerlo tampoco).

A %d blogueros les gusta esto: