Doctor Who, The Pandorica Opens

Como diría River… spoilers si no has visto el episodio.

¡Maldito Moffat!, simplemente lo ha hecho de nuevo y asistimos a uno de los episodios más oscuros, siniestros y al mismo tiempo brillantes de Doctor Who. Aún no salían los créditos del principio y ya estábamos con la boca abierta con su habilidad para conectar historias solo para entregar un mensaje al Doctor (genial y desolador el regreso de Vincent).

Una vez recibido el mensaje el Doctor corre a una Inglaterra de tiempos romanos para reunirse con River Song y dirigirse a la Pandorica, la cual enterrada en las ruinas de Stonehenge está abriéndose. Pero el Doctor no es el único interesado en ella y así como Russell T Davies reunió a los amigos del Doctor, Moffat hace justo lo opuesto y reúne sus enemigos, los que tienen una particular misión: salvar el Universo del más peligroso ser de la existencia, el propio Doctor. Resulta que éste ha caído en una trampa, una de la que no podía escapar, una trampa sacada de la mente de Amy. ¿Y para qué molestarse tanto?, pues como hemos visto a lo largo de toda la temporada todo el Universo está en peligro de ser borrado por la grieta en el tiempo-espacio. Grieta causada por la explosión de la TARDIS y como ésta -se supone- solo puede ser volada por el Doctor, si lo detenemos, entonces salvamos el Universo. ¿Y como se detiene a un Time Lord ?, pues se construye la Pandorica. Lo que no saben es que alguien más sí puede volar la TARDIS. River Song lo hace, pero algo más también lo hace y ese algo parece ser la causa de la explosión y con el Doctor preso nada puede evitarlo.

Mención aparte merece la vuelta de Rory. Sabíamos que volvería, pero no el cómo y Steven Moffat lo ha hecho de manera brillante y brutal. Rory aparece como un soldado romano, no sabe como llegó allí, pero incluso tiene recuerdos romanos. Para el final nos enteramos de que simplemente no es Rory, es un Auton -vistos por última vez en Rose, el primer episodio del nuevo ciclo en 2005- cargado con las memorias de Amy de él. Amy finalmente recuerda, Rory finalmente la tiene entre sus brazos, pero solo para no poder evitar dispararle y verla morir(?). Solo Moffat podía atreverse a matar a un companion y lo ha hecho dos veces,  ¡en la misma  temporada!. Para los que dudaban de Steven Moffat a cargo de Doctor Who, pues aquí está la respuesta. Matt Smith y Karen Gillan por su parte mejores que nunca.

La próxima semana The Big Bang, el gran final.

Anuncios

4 comentarios

  1. Todavía estoy arf arf arf!
    Me ha encantado esta temporada, no he echado nada de menos a Tenant y Amy me ha parecido la mejor compañera con diferencia. Va a ser una larga semana y una larga espera hasta el especial de navidad y siguiente temporada.

  2. tango

     /  21 de junio de 2010

    como que maldito?
    para mi Steven Moffat es el amo del suspenso
    y el mejor escritor de la serie doctor who de todos los tiempos.

    este capitulo es el mejor de la serie nueva,
    no que estoy diciendo de toda la serie en general tantos enemigos del doctor en un solo lugar y la segunda parte apareceran mas enemigos del doctor de la serie clasica y de la nueva serie.

    la muerte de amy me afecto llore espero que vuelva igual que rory.

    y la misteriosa voz de la tardis quien sera: davros, el prisionero zero, omega, el dream lord, el master.
    o un nuevo enemigo.

    y sobre todo el final espectacular

    • cybermen

       /  21 de junio de 2010

      “Maldito” está usado en forma positiva, es como decir “maldición, que bien escribe este tipo”. Y concuerdo en que Moffat es uno de los mejores, sino el mejor, guionista de la actualidad.

      Respecto al origen de la voz, dudo que sean Davros o The Master, éstos fueron los últimos villanos usados por RTD y no creo que Moffat los use tan pronto. Apostaría por algo totalmente nuevo.

  3. No voy a poder ver el capítulo de hoy en directo… qué nervios! :)

A %d blogueros les gusta esto: